Ejercicio físico, con o sin tapabocas. – Expertos hablan sobre el tema.

Tal vez una de las principales dudas que surgen con respecto a la actividad es la necesidad de que quienes hacen ejercicio usen algún tipo de tapabocas.   Esto debido a que, en contraste con aquellos que salen a la calle con otro propósito, el tapabocas puede dejar rápidamente sin aliento a quien hace ejercicio ya que impide el libre paso de oxígeno.

Incluso, en días pasados se conoció la noticia de un deportista de 26 años en China, a quien debido a la exigencia de su ejercicio y el uso de tapabocas, le colapsó un pulmón, así como de otra persona en la ciudad de Neiva quien sufrió un desmayo por la misma situación.

Pero, a la vez, la actividad podría aumentar el riesgo de transmisión del coronavirus mediante la inhalación de gotas producto de la respiración, tos o estornudos potencialmente cargados de la enfermedad.

Para dar claridad al tema, el Wall Street Journal consultó a distintos expertos. Y si bien los consejos variaron ligeramente, coincidieron en indicar que no es estrictamente necesario usar tapabocas si se mantiene una distancia social prudente.

Uno de los expertos, el profesor del departamento de enfermedades infecciosas de la Universidad de California, Henry Chambers, fundamentó la premisa con un ejemplo: La información disponible sugiere que quienes generan gotas infecciosas tienen un riesgo de transmisión cuando están a dos metros o menos. «Si uno está en una carrera cerca de otros, hay riesgo. Pero si se está a una distancia apropiada de otros, es muy poco probable que uno contraiga la enfermedad”.

No obstante, sugirió que las personas lleven uno colgando de sus cuellos para usarlo cuando se crucen con otras personas: “Es un acto de solidaridad y cortesía. Deja saber a todos que estás tratando de ser respetuoso y cauto”.

En cuanto a los tapabocas en particular, el profesional de la salud indicó que usar una mascarilla al hacer ejercicio es el equivalente a tratar de hacerlo a 3.000 metros de altura sobre el nivel del mar. Remarcó que estudios han concluido que las mascarillas caseras no son particularmente efectivas. Pero dijo que de elegir hacerlo, la mejor alternativa es una que sea de 100 por ciento algodón y cubra completamente la boca y la nariz.

Es muy improbable que uno entre en contacto con el flujo de aire de otra persona a menos que esté justo detrás de ella”, concluyó Chambers.

Este mismo consejo fue dado por la empresa de tecnología Ansys, quien modeló la manera más segura de hacer ejercicio en espacios públicos. El modelo indica que hay mayor riesgo cuando una persona corre detrás de otra, porque recibe el “spray” que lanza el runner que va adelante.

El creador del modelo, Marc Horner indicó que “si alguien tose, esas gotas se suspenden en el aire y, si estás a dos metros de distancia por detrás, vas a correr directamente hacia ellas, sin darles tiempo suficiente para caer al suelo«.

 

 

Tomado de www.infobae.com

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *